miércoles, 4 de mayo de 2016

Recurso: Metáfora y Símil

 ¡¡¡Hola  Tod@s!!

¿Alguna vez os habéis preguntado, mientras escribís, si eso que estáis escribiendo tiene un nombre, si es una técnica que habéis aprendido a fuerza de leer pero que no sabríais nombrar?

En el colegio, imagino que todos nosotros, aprendíamos una retahíla de "figuras retóricas" cuando el profe de lengua nos enseñaba a hacer comentarios de texto. Y si vosotros, como yo, no prestábais demasiada atención entonces, tal vez os gustaría refrescar la memoria.

En este post voy a hablaros de lo que es una METÁFORA y un SÍMIL.
Ambas técnicas se usan para ilustrar lo que se está relatando comparándolo con otra cosa que pueda tener alguna similitud. 


1. Metáfora.

Es un tipo de analogía (comparación) o asociación entre elementos que comparten un significado parecido, aplicable a lo que queremos contar. 
Ejemplo: La juventud es la primavera de la vida. 

En este caso, la juventud es el inicio de la vida; y la primavera el inicio del año. De este modo se usan las dos palabras (juventud y primavera) para ilustrar un sólo concepto. 
Un conjunto de metáforas se llama METÁFORA CONTINUADA o ALEGORÍA.
Ejemplo: La juventud es la primavera de la vida, la madurez es el estío y la vejez el invierno.

2. Símil.

En esencia, un símil tiene la misma función que la metáfora, pues se usa para comparar dos palabras o conceptos. 

La diferencia es que en este caso, generalmente, la comparación se hace en términos de igualdad, inferioridad o superioridad.
Ejemplo: 
Sus ojos son como dos esmeraldas - ilustra el color verde.

Las calles de la ciudad, intrincadas como un laberinto - ilustra la configuración compleja de las calles. 

Espero que este post os haya sido de utilidad. 
 ¡¡¡Nos leemos!!! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado esta entrada, ¡¡¡Comenta!!!
Muchas gracias ;)

Visítame

Léeme