jueves, 7 de abril de 2016

Los Videojuegos, ¿son un Arte?

Nunca he sido gran fan de los videojuegos. 
<<Algunos no están mal, son entretenidos>> decía siempre, pero me refería a los típicos juegos de plataformas como el mítico Súper Mario, a los tipo tetris o de acertijos y laberintos.
Ignorante de mí, hablaba de lo que no sabía. Un mundo que no conocía en absoluto.

Los videojuegos nos cuentan una historia, igual que un libro o una película. Son obras de arte gamificadas en las que tomamos algunas de las decisiones que guían las acciones de nuestro personaje. 
Veo similitudes con aquellos libros que tenía cuando era pequeña en los que, al llegar a un punto concreto, según la decisión que tomases, debías seguir leyendo en una u otra página y cada una de ellas te llevaba a un desenlace diferente. ¡Tenías varias historias en un solo libro!
Y los videojuegos son grandes obras de arte en las que tu manejas a los personajes y vives lo que ellos viven a través de un mando o un teclado y la pantalla de la tele o el ordenador.

Y algunos tienen guiones realmente elaborados. Misiones secretas, técnicas de asalto sigiloso, luchas y huidas a contrarreloj. ¡¡Trepidantes!!

No es que me haya vuelto una gran fan de los videojuegos de acción, pero me parecen un trabajo innegablemente meritorio, desde el planteamiento de la trama y la sucesión de pantallas y diálogos pasando por el diseño y animación de los personajes hasta la programación de las acciones y las diversas secuencias que pueden seguir. Es un trabajo digno de llamarse arte.

Por conocer un poco cómo era en realidad jugar a un videojuego y así poder opinar con fundamento, me compré uno (barato, que no soy el banco de España) y me descubrí a mí misma disfrutando de la fantasía de un mundo post-apocalipsis nuclear lleno de misterios, empezando por la verdadera historia de mi personaje.
En él podías decidir hacer el bien o el mal, podías elegir llevar a cabo una tarea o no, hablar con alguien o no y hasta qué decirle. Podías atacar a lo loco a tu enemigo o tratar de pasar desapercibido.
En definitiva, si ahora volviese a comenzar el juego desde el principio, podría ser una experiencia totalmente diferente.

Y, una vez aclarada mi opinión con respecto al mérito artístico de un videojuego, pasemos a otros temas: El precio.
Un asunto polémico.
Este tipo de juegos cuando son novedad suelen costar entorno a los 60€ 
Conforme pasa el tiempo van bajando de precio hasta llegar incluso a los 20€ pero casi siempre cuando eso llega, los gráficos, el modo de juego, la temática... prácticamente todo puede parecernos desfasado y antiguo.
Entonces... ¿Merece la pena gastar ese dinero en algo como un juego de consola?

Mi opinión personal es que quizá 60 es demasiado, pero unos 40€ no me parecería una barbaridad teniendo en cuenta la duración (yo disfurté de casi un mes de diversión con mi juego) y el trabajo que un videojuego de calidad lleva detrás.
Es mi opinión.

¿Qué opináis vosotros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado esta entrada, ¡¡¡Comenta!!!
Muchas gracias ;)