sábado, 2 de julio de 2016

Narra emociones y sentimientos

 ¡¡¡Hola a Tod@s!!!

Hoy os traigo un tema importante, la narración de emociones y sentimientos, algo que puede enrriquecer infinitamente nuestros escritos. 
Cuando escribimos no solo describimos lo que ocurre, los acontecimientos que se sucede uno tras otro, sino que incluimos las reflexiones, sentimientos y emociones de los protagonistas y personajes.
Es una tarea complicada, pues los sentimientos son abstractos, subjetivos y personales, y el reto consiste en transformarlos en algo concreto, que el lector pueda comprender y empatizar.
Hay muchas maneras de conseguirlo, pero sólo se puede llegar a la maestría mediante la práctica.

 He aquí unos consejos que quizá ayuden: 

  1. Insinúa sin decirlo abiertamente.

    Escudriña la psique humana, los estilos de respuesta, las reacciones de las personas ante determinados estímulos. 
    Utiliza los sentidos: oído, vista, gusto, tacto...
    Una emoción lleva a un sentimiento, y se expresa mediante sensaciones y acciones.
    Por ejemplo, si alguien está enfadado, no escribas: 
    “Estaba enfadado”
    Utiliza los “síntomas”, por ejemplo: 
    “Sus ojos lanzaban chispas de furia... sus labios se estrecharon en una fina y severa línea... golpeó con rabia la pared...”
    ¡¡Hay infinidad de expresiones que puedes usar para ilustrar su enfado, sin decirlo expresamente!!

  1. Utiliza bien la persona de la Narración.

    Es decir, si narras en primera persona, describe los pensamientos del protagonista para expresar sus sentimientos.
    Cuando está triste, no pensará “Estoy triste” sino que pensará en las razones que le hacen sentirse así, o en cómo dejar de estarlo, o puede que se esté recreando en su propia miseria (ya depende de la personalidad que le hayas dado)
    Por ejemplo: 
    “No puedo creer que él me haya hecho esto, es como si de pronto no le conociera....” “Es extraño, el mundo ya no brilla, es gris y frío...” “No puedo seguir así, sin energía, sin ilusión... debo encontrar un modo de volver a ser yo mismo”
    Por otra parte, si narras en tercera persona, además de usar los pensamientos anteriores con tinte más objetivo (“No podía seguir así... debía encontrar una manera para volver a ser él mismo”) puedes señalar los pensamientos más ínitmos con la palabra “pensó” ("pensó que era extraño que el mundo ya no brillase, ahora era gris y frío")

  1. Usa los diálogos para expresar cómo se sienten los personajes...


    ...especialmente cuando no son el protagonista.
    Puedes ilustrar fácilmente las emociones del protagonista usando las técnicas mencionadas en los dos puntos anteriores, pero también es importante saber cómo se sienten los personajes secundarios.
    Para eso puedes usar los Diálogos.
    Las personas se cuentan sus problemas. Quizá no llegues a la misma profundidad de comprensión que con un punto de vista más próximo, pero si puedes hacer una aproximación suficientemente buena.

  1. Deducción e interpretación.

    Como hemos dicho en el primer punto, también se puede deducir cómo se siente un personaje según cómo el narrador/protagonista interprete sus acciones.
    Es decir, si nuestro protagonista percibe que otro personaje llora, interpretará que está triste sin necesidad de que él se lo diga, o que le pregunte.
    Los actos son síntomas de las emociones, y al ser universales, los humanos expresamos emociones de formas similares, sobre todo en culturas afines, por ejemplo: Occidente.
    Podemos decir que la expresión de la emoción de un americano, un español podría entenderla perfectamente, aunque no supieran hablar sus respectivos idiomas.

Espero que estos consejos os ayuden a describir emociones correctamente y así dotar a vuestro texto de mayor calidad narrativa.
¡¡¡Nos leemos!!

2 comentarios:

  1. Esta entrada me puede ayudar mucho para mejorar mi escritura. Gracias Tricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te sirva Alejandra. Espero leerte por aquí. Un saludo

      Eliminar

Si te ha gustado esta entrada, ¡¡¡Comenta!!!
Muchas gracias ;)