Relato Octubre


Mantengo los ojos cerrados, como si no ver lo que está pasando lo hiciese menos real, pero la verdad es que cada uno de mis otros sentidos me lo impide. 
Oigo el sonido de mis peores pesadillas, huelo el aroma del terror, siento el pálpito acelerado de mi corazón bombeando adrenalina por mis venas, noto el sudor frío que recubre todo mi cuerpo y me hace temblar. Siento su presencia, puedo saborear el pánico.
Huir o esconderse, no sé qué elegir aunque lo cierto es que estoy paralizada. 
Nunca he creído en lo sobrenatural, siempre pensé que algo que no se puede ver no puede ser real. 
Ahora no veo nada, mis ojos siguen cerrados, pero sé que no hay nada más real y aterrador que lo que hay aquí conmigo, en esta habitación. 
Huir, esconderse o resignarse. No he tenido elección. He permanecido incapaz de actuar demasiado tiempo y ya es tarde. 
Ese ser viene a por mí, quiere atraparme y sé que lo hará de un momento a otro. Ojalá pudiera gritar, pero sólo lloro en silencio.
Lo siento más y más cerca, lo noto sobre mí, absorviendo todo cuanto tengo, todo cuanto soy. 
Y entonces comprendo que no puedo resistirme a ello. Abro los ojos por fin y sólo veo oscuridad. 
Esto que me atrapa, que se apodera de mí no es un espíritu ni un ser maligno, no es magia ni ficción. Nace de mí, somos indivisibles. Es el miedo. 

----------------------------------------------------------------------------------

Este es un pequeño relato con motivo del mes del terror y a propósito también del Reto #4 de ... ¿¿Escribimos??

Todavía quedan unos días para enviarme vuestros escritos participantes, espero que alguien se apunte porque de momento parece ser que la temática de terror no goza de buena aceptación. 
Espero que este relato mío os inspire y os anime a participar. 

¡¡¡Nos leemos!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado esta entrada, comenta y comparte.
¡¡¡Gracias!!!