Ir al contenido principal

Qué responder cuando nos preguntan para qué escribimos...

Me gusta escribir, dices.... Y alguien inmediatamente contesta con curiosidad: ¡Ah! Y ¿Qué escribes?
Difícil la respuesta a esa pregunta, es complicado describir lo que escribimos cuando no se es un “escritor profesional” porque para explicarnos, normalmente comenzamos a hablar de nuestros proyectos concretos 
...“Ahora trabajo en una novela de aventuras...” 
... “Escribo relatos de amor...”

Y entonces llega la temida segunda pregunta: ¿Para qué?

 

Generalmente nos quedamos mudos o nos encogemos de hombros queriendo decir “No sé”
Otros sonreímos avergonzados o respondemos que escribimos para nuestro blog. 
Y ahí se acaba la conversación, pues nuestro interlocutor nos mira algo confuso, o quizá nos dice: "¡Qué bien!" Y cambia de tema...

En cualquier caso es una conversación algo incómoda, pero ¿Por qué?

A veces, las personas no entienden muy bien nuestro hábito de escribir, no comprenden el por qué de hacer algo que no tiene un fin u objetivo determinado. No entienden que hagas algo que es “trabajoso” sin esperar recibir nada a cambio...

Por ejemplo, un periodista escribe para publicarlo en un periódico; un profesor escribe para confeccionar unos apuntes o para dar una clase (ambos reciben un salario por ello)
La gente común escribe en diarios personales y cartas (para comunicarse o recordar cosas)
Los estudiantes escriben para retener mejor las lecciones (para aprobar un exámen)

Nosotros los escritores aficionados escribimos.... escribimos para... Ummm... Pueeesss....
¡¡Para ser felices!!

Para ilustrar esta idea, voy a hablaros de los diferentes tipos de escritura que existen, así cuando nos pregunten la próxima vez, sabremos qué responder.

Podemos clasificar la escritura en 5 tipos:
Personal, Funcional, Expositiva, Persuasiva y Creativa.

Una escritura personal sería de lo que estaríamos hablando cuando mencionamos antes los diarios personales que mucha gente tiene. También podríamos incluir en este apartado los cuadernos de viajes, las listas, las agendas etc.... y en otro de nuestros ejemplos, ese estudiante que escribe para recordar la lección formaría así mismo parte de este grupo.
El objetivo es principalmente facilitar el recuerdo, el pensamiento, y tal vez explorar algún tipo de interés particular (viajes, arte, compras, moda etc...)

Una escritura funcional es aquella que tiene el fin de comunicar algo. Es poco original ya que suele seguir normas sociales estandarizadas. Sería el caso de las cartas o documentos oficiales ya sean comerciales o laborales, pero también incluirían las típicas invitaciones o felicitaciones que enviamos a nuestros amigos y conocidos.

Una escritura expositiva es generalmente la utilizada en el ámbito académico y sirve fundamentalmente para exponer información. En nuestros ejemplos sería el caso del profesor. Nos referiríamos tanto a ensayos y manuales como a informes y exámenes.
En el ámbito laboral, este tipo de escritura nos llevaría al ejemplo del periodista, pero en el caso de noticias objetivas, entrevistas transcritas etc...

Una escritura persuasiva, por su parte, se referiría al periodismo pero con el objetivo no de exponer meramente la información sino de influir y modificar con ella las opiniones o percepciones de los demás. Sería el caso de los editoriales y los artículos de opinión.
En otro ámbito, el publicitario, estaríamos hablando de anuncios, panfletos, eslóganes etc...

Por último, y el caso que nos ocupa a nosotros, los escritores de novelas, relatos, cuentos, poemas...
La Escritura Creativa es aquella cuya función es la de satisfacer la necesidad humana de crear e inventar. Se dirige tanto a una potencial audiencia como al escritor en sí mismo. Su finalidad es únicamente la de pasarlo bien, buscar inspiración, expresar sensaciones y pensamientos privados.

Como véis, quienes practicamos la escritura creativa no buscamos dirigirnos a nadie en particular (aunque tampoco lo rechazamos) simplemente escribimos para nosotros mismos porque nos divierte, como a quien le divierte jugar a un videojuego o ver la televisión o salir a pasear. Si eso que escribimos finalmente llega a una audiencia (los lectores) pues mejor que mejor... Pero aún así, aunque nadie nos lea, escribir sigue teniendo una función y un objetivo importante para las personas.



Comentarios