lunes, 12 de junio de 2017

Escribimos VII. El Inicio

 
Hoy, en esta sección que trata de facilitar el pesado trabajo que ha de llevar a cabo un escritor en el proceso de narración de su novela, vamos a hablar del inicio de la misma.


El Inicio de una novela es fundamental.
Las primeras páginas de nuestra historia deben ser sorprendentes, que enganchen al lector, o este escapará.
Como consejo, puedes crear una imagen mental del planteamiento de la historia completa, usando una metáfora o una descripción de un fenómeno interesante.
Ejemplo: 
«Es curioso cómo la luz de un rayo atraviesa la oscuridad, iñuminándolo todo a su paso. Es repentino, no lo esperas y de pronto ahí está... Es más tarde cuando escuchas el trueno. Algo parecido me sucedió a mí aquel verano de mi juventud».


Por otra parte, también podemos empezar nuestra novela con acción, con alguna escena trepidante.

Así captaremos la atención del lector:
* Podemos confiarle un secreto que el protagonista no sepa. Así creamos suspense.
* Podemos mostrarle una serie de pistas para la resolución de un misterio, el protagonista y el lector compartirán dicho misterio.
* Podemos mostrar cómo uno de nuestros personajes sabe algo que el lector no sabe. Así potenciamos el misterio y la necesidad de leer para desvelarlo.

Recordemos que el inicio es el momento de formular la PREGUNTA DRAMÁTICA.
No olvidemos que esta cuestión se debe mantener a lo largo de toda la narración y desvelarse al final con una respuesta clara, generalmente afirmativa o negativa.
El resto de preguntas son accesorias, para darle riqueza a la trama. 

Para quien no termine de entender la diferencia: 
«Mr.X ha ideado un arma cuya fuente de energía es un misterio. Quiere usarla para hipnotizar al mundo entero y tenerlos bajo su control mental. Lo único que el héroe protagonista sabe es que necesita unas 24 horas para cargarla. El lector sabe algo más: Que Mr.X necesita que sea de noche para armar su artilugio» 
El suspense viene dado cuando el lector sabe algo que el protagonista no, y aguarda a que este lo descubra. El misterio es que ninguno de los dos sabe qué es eso que necesita Mr.X.

Pero la Pregunta Dramática no es «¿Qué necesita Mr.X?» Tampoco es «¿Cuándo descubrirá el protagonista que todo tiene relación con la noche?»

La Pregunta Dramática es: «¿Conseguirá Mr.X controlar al mundo entero con su arma?»
La respuesta es Sí o No. La conclusión de la historia nos lo revelará.

Recuerda: Un inicio impactante asegura que el lector continúe leyendo. Para conseguir este impacto, puedes crear misterio y suspense, y debes formular una Pregunta Dramática potente.
La pregunta dramática debe formularse al INICIO de la historia y resolverse al FINAL, el resto de preguntas pueden aparecer al principio o ir formulándose y respondiéndose a lo largo de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado esta entrada, ¡¡¡Comenta!!!
Muchas gracias ;)